Monday, April 20, 2015

Agradecimientos en la Apacheta


El yatiri Tokapu Villanueva acompañó en el recorrido, su primera aparición fue en la Apacheta, de entrada a la carretera a Puerto Acosta, que entre medio esta la comunidad de Quilima de Carabuco.

Tokapu Villanueva, como se denomina, en la Apacheta, comenzó su labor agradeciendo a las deidades con coca y vino indio, alcohol, para que en la incursión hacia las pinturas rupestres nos vaya bien y sin problemas, tal cual sucedió.

Luego, en la parte superior de las pinturas rupestres, nuevamente esparció alcohol y coca a la tierra.

La más importante fue por la noche, cuando realizó una limpia a todo el grupo, pidiendo salud y bienestar. Esto sucedió en la playa de Quilima, antes que salga la luna llena y en medio de una fogata efectuó la ceremonia andina que, según relata, lo práctica desde pequeño.

Tokapu, muy conocido en el medio y en permanente contacto con estos lugares, dijo esa naturaleza recarga la energía y reconforta el alma del ser humano. La última bendición pedida a la tierra fue en las rocas gigantes de Quilima.

Thursday, April 2, 2015

Video El zapateo de Pascua, una de las tradiciones tarijeñas de Semana Santa

EXPERTOS EVALUARÁN EL EXPEDIENTE CARPETA DE ALASITA YA LLEGÓ A UNESCO

El ministro de Culturas, Marko Machicao, dio a conocer que el expediente de postulación de Alasita ya fue entregado a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), en busca de incluir a la manifestación paceña en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural e Inmaterial de la Humanidad.

La carpeta incluye un registro audiovisual, fotografías y libros con más de 6.000 firmas de adhesión a la iniciativa, que fueron reunidas en casi dos meses por un comité impulsor.

espera. "Hace un momento hablé con Sergio Cáceres, nuestro embajador ante la Unesco y fue entregada toda la documentación a la sede. Ahora, a esperar la evaluación", dijo Machicao, consultado al respecto.

La documentación fue enviada la tarde del pasado martes y se espera tener novedades entre octubre y noviembre, con posibles observaciones de ese organismo.

El documento fue elaborado de forma conjunta entre el Ministerio de Culturas, el Gobierno Autónomo Municipal de La Paz

y la Federación Nacional de Artesanos y Expositores de Navidad y Alasita (Fenaena), además de investigadores del Museo de Etnografía y Folklore, cuyos archivos fueron muy importantes para la realización de la investigación respectiva, ya que proporcionaron el respaldo bibliográfico para un trabajo "en el que se deben cuidar los mínimos detalles". El expediente en cuestión fue presentado el 18 de marzo pasado. Próximamente se planifican reuniones entre Culturas y los artesanos "para ver cómo podemos fortalecer a Alasita 2016".

Thursday, March 26, 2015

La Calle Ancha, cuna de las tradiciones chapacas



La calle Cochabamba, que originalmente se llamó Calle Ancha, por ser la calle más “ancha” que tenía Tarija, es una de las calles de la capital chapaca donde mejor se respira la tradición y cultura chapaca.

Esto se debe, muy probablemente, a que la calle está ubicada en el barrio San Roque, un barrio que se caracterizó por albergar a las familias de la clase media, lo que le dio ese carácter popular y marcado por la esencia de las costumbres tarijeñas. En este barrio y en la calle más ancha de la capital se desarrollaron de manera natural las celebraciones más importantes de las festividades religiosas y populares.
La calle Cochabamba era la calle donde se establecieron los talleres de los artesanos, cuya actividad era permanente desde la época de la Colonia. “San Roque era el barrio de la clase media, y la calle Cochabamba era la calle de los carpinteros, herreros, zapateros, joyeros, sastres, sombrereros”, explica el historiador nacido en ese barrio, Manuel Chávez Ferreira. Todo en una época en la que estos oficios eran bien remunerados y proporcionaban buenos ingresos a estos artesanos. Actualmente, los descendientes de estas familias han vendido sus casas y se han mudado a la periferia, por lo que esa actividad comercial que le daba vida a la calle Ancha ha disminuido y prácticamente desaparecido.
La calle Cochabamba era también la calle donde se encontraban las chicherías. “Aquí se vendía chicha y saice”, explica el presidente del barrio San Roque, Renán Andrade, quien recuerda que hasta inicios de los años 80, cuando ya se había asfaltado la calle, los burros entraban por ella con las cargas de leña para las chicherías que la utilizaban para la preparación de esta bebida típica en una época en la que no había gas como ahora. “Llegaban incluso al Mercado Central llevando las cargas de productos para la venta en ese lugar”, agrega.
En el barrio San Roque se realizaba la actividad comercial más intensa de fines del siglo XIX y gran parte del siglo XX. “En la manzana donde se encuentra la Casa Dorada estaba la mayor cantidad de comercios que traían telas al por mayor, telas finas, bisutería para mujer, espejos de Venecia”, y todo lo que se debía importar para satisfacer las necesidades de los tarijeños, generalmente procedente de Europa, según explica, Chávez.
La fiesta de Santa Anita es parte esencial de las costumbres de los vecinos de San Roque y Tarija en general. Esta celebración, que tiene una esencia religiosa, surgió en 1884 a iniciativa de las hermanas de San Ana, como un acto de confraternidad infantil en el que se instalaban bazares y los niños que participaban intercambiaban los productos que ofrecían por botones de concha. “Eran cuatro los botones de la camisa del chapaco neto, pequeñitos y de concha, esos se usaban”.
Esta práctica fue difundiéndose y se llegó a practicar en los cuatro barrios de la ciudad.
La tradición surge como fiesta religiosa porque Tarija es un departamento donde los españoles han trabajado mucho la religiosidad, según explica Manuel Chávez. “Tarija fue fundada como pueblo de españoles donde se nos cristianizó hasta el tuétano, porque sino, no hubieran podido confiar en los indígenas que eran muy rebeldes”.
Al principio se instalaban los bazares frente a la iglesia de San Roque y posteriormente se trasladó a la calle Cochabamba donde se consolidó la instalación de bazares todos los años.
Esta celebración también tiene un origen español, ya que los primeros colonos lo organizaban como un juego para que jueguen los niños, intercambiando objetos por conchitas.
Luego, don Moisés Navajas, que creó el primer banco en Tarija, instituyó la modalidad de cambiar las conchitas por dinero, de modo que los padres de los niños iban al banco y cambiaban las conchitas por dinero y se las daban a sus hijos para que practiquen el trueque en Santa Anita y cuando pasaba la celebración volvían al banco a cambiar las conchitas por dinero nuevamente.
Era una forma de enseñar a los niños a comerciar, explica Chávez, para quien se trata de una mezcla de festividad religiosa con costumbres propias de España, Portugal y de Tarija misma, como la idea de la “tornavuelta” que practicaban los campesinos chapacos y que consistía en “brindar el trabajo de uno cuando lo necesite el vecino, para que el me lo devuelva después cuando yo necesite. Era una especie de trabajo comunitario”.
En San Roque se conjugan una serie de factores que hacen de este un barrio patrimonial, tradicional y folclórico que inspiró canciones y cuecas.
Don Abdón Rivera, de los Embajadores del Guadalquivir evocó a la famosa calle ancha donde vivió y pasó su mocedad. A través de su música le cantó a las más arraigadas tradiciones y costumbres del populoso barrio de San Roque con sus fenómenos sociales que marcaron, de algún modo, la esencia de la capital chapaca.
“Mencionaba la calle ancha y a la miss San Roqueña, una mujer muy bella de la familia Pantoja”, explica el presidente del barrio recordando la tradición de escoger reinas de belleza del barrio. “Había la Miss San Roque, la Miss Ojos”.
Del mismo modo, es en este barrio donde se celebra la Fiesta Grande de Tarija, en honor al Patrono San Roque, en la cual la devoción y la fe se expresan en la procesión de los chunchos promesantes por diferentes calles de Tarija, para visitar a las diferentes iglesias de los barrios de la capital y cuyo escenario principal es también la calle “Ancha”, para culminar en el atrio de la iglesia de San Roque.

Tradiciones chapacas en la Calle Ancha

Santa Anita
La fiesta de Santa Anita es una celebración importante dentro de la cultura tarijeña. Inicialmente era una fiesta dedicada a los niños en la que ellos, a manera de juego intercambiaban botones de concha por productos en miniatura sin necesidad de dinero.

Los chunchos
Los chunchos promesantes mantienen la tradición surgida en el siglo XIX con muy pocas variaciones en cuanto a la vestimenta y rutinas que se siguen durante la festividad que comienza en agosto y culmina en septiembre en la calle Cochabamba, con el “encierro”.

La Chicha
La venta de chicha y aloja caracterizó a la Calle Ancha durante mucho tiempo, por lo que era el lugar obligado de visita de quien quisiera saborear un buen saice tarijeño y acompañarlo de un vaso de chicha.

Wednesday, March 25, 2015

Enviaron a París las carpetas de Alasita y 60.000 firmas

El ministro de Culturas, Marko Machicao, anunció ayer que ya enviaron a París (Francia) las carpetas de postulación de la fiesta de Alasita y las 60.000 firmas que se recogieron en La Paz para que sean entregadas a la Unesco.
La anterior semana, Bolivia anunció la postulación de la tradicional fiesta de la Alasita para que sea declarada Patrimonio Cultural e Inmaterial de la Humanidad ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).
"Ya se han enviado a Francia (las carpetas de postulación) para que a través de nuestro delegado ante la Unesco se pueda realizar la entrega oficial a esta instancia internacional y, de esa manera, inscribir dentro del listado de Patrimonios Inmateriales la fiesta de la Alasita”, dijo Machicao.
La autoridad agregó: "Se mandaron las 60.000 firmas y lo único que falta es enviar el video que está en proceso de edición”, dijo. Acotó que Bolivia entregará el expediente completo hasta finales de este mes. " Todo será presentado hasta el 30 de marzo”, sostuvo.
Machicao indicó que realizarán seguimiento de cada paso que Bolivia deberá cumplir para que la Alasita obtenga el título de Patrimonio Inmaterial. "Finalizando octubre o noviembre se espera una respuesta”, acotó.
Según la autoridad, los técnicos del Ministerio de Culturas están preparados para atender cualquier consulta o duda sobre el expediente de la Alasita por parte de los representantes de la Unesco.

Sunday, March 22, 2015

Concurso “Ekeko” gana Premio Alasita 2015

Una delicada y diminuta figura del diocesillo de la abundancia realizada por las hábiles manos de Donato Fernández Moreno fue elegida como la mejor obra a escala del concurso de miniaturas de Alasita, organizada por la Secretaría Municipal de Culturas. Junto a él, nueve expertos artesanos en diferentes especialidades y Santos Patti, dueño del mejor stand de la feria, recibirán sus premios en la feria Dominical de las Culturas, hoy desde las 11.00.
Los maestros en artesanías Sixto Medrano, Verónica Velasco y Martín Mendoza, como miembros del jurado, tomaron en cuenta la identidad, creatividad, técnica y acabado de las obras concursantes.Siguiendo esos parámetros decidieron entregar el premio de Bs 4.000 a Donato Fernández Moreno, autor de la obra “Ekeko”.
En la especialidad de Orfebrería y Platería, el premio de 3.500 bolivianos recayó en el artesano Boris Rueda Colque por su obra “Sueños de Juventud”. Mientras que los 2.500 bolivianos designados para las miniaturas más sobresalientes por especialidad recayeron en Gerónimo Hernán Alanoca Mamani; con la obra “El Cambio” (especialidad Producción de Ekeko); José Luis Mamani Córdoba con “Viajero” (trabajo en hierro); Ponciano Paja Tarqui “Desayuno Paceño”, (trabajo en madera); Mabel Tatiana Lazarte “Tradición, Cultura y Prosperidad” (cerámica) y Raúl Quispe Choque “La mística del Ekeko” (muñequería).
Con Bs 2.000, el jurado determinó premiar a Freddy Portugal Soto “Apthapi” (yeso); Rubén Nelson Mendoza Paucara “Energía” (técnica mixta); Graciela Basilia Ibáñez “Tejido y Bordados” (confección manual) y Sonia Marily Catacora Llusco “El Quevedito” (rescate de miniaturas de antaño).
Por primera vez, la Secretaría Municipal de Culturas determinó incluir en la convocatoria el premio al mejor stand instalado en la Feria de Alasitadistinción otorgada a Santos Patti del sector “Central Litoral” quien es uno de los están donde se “respita Alasita”.