Friday, January 30, 2015

La Paz ya eligió al Ekeko 2015

Uno de los personajes que caracteriza la fiesta de la miniatura es el Ekeko, que con su baja estatura y cubierto de varios objetos, simboliza a la abundancia, en ese sentido la tarde de ayer los artesanos de la feria de la Alasita hicieron la elección del Ekeko 2015.

Carisma y presencia fueron los elementos que hicieron que Reynaldo Chura obtuviera ayer el título de Ekeko 2015, el representa a los Decanos. Fue elegido entre ocho candidatos. El segundo lugar lo obtuvo el representante del sector Central D y el tercero era del sector Mach’a Kantati.

Reynado es paceño, el junto a su esposa ofrecen una gran variedad de artesanía en miniatura en la feria de la Alasita. Ayer manifestó que se siente orgullo de representar al personaje de la Abundancia, el Ekeko.

“Me siento muy emocionado al representar al dios de la Abundancia, que es el Ekeko. Todos mis compañeros colaboraron en la elaboración de la vestimenta. Cada uno trajo lo que expone en su puesto y con esos elementos han hecho mi carga”, sostuvo.

El segundo lugar fue obtenido por el representante del sector central D y el tercer por el representante de Mach’a Kantati, quien fue maquillado con greda desde los pies hasta la cabeza. Encima lucía un poncho y el luch’u tradicional del Ekeko, además cargaba los utensilios de cocina, los instrumentos musicales y otros materiales.

El jurado calificador estuvo compuesto por representantes de la Secretaria de Culturas y Fenaena, que dieron un puntaje del 60 por ciento a la representación del Ekeko, 20 por ciento al conocimiento sobre la historia del Ekeko y la Alasita, 20 por ciento al carisma, además de puntos extra por el apoyo de la barra.

Thursday, January 29, 2015

Video La Curva del Diablo, reportaje especial

BUSCAN 10 MIL FIRMAS DE APOYO A LA ALASITA COMO PATRIMONIO

Se habilitaron libros en los accesos a la feria de la miniatura.

La postulación, que busca incluir a la Alasita en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural e Inmaterial de la Humanidad de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), incluirá la adhesión de la población, que se manifestará a través de firmas.

El comité impulsor de la manifestación cultural lanzó, ayer, la plataforma de apoyo social que busca conseguir 10 mil rúbricas en libros que posteriormente serán enviados a la sede de la Unesco para fortalecer la postulación.

La campaña tiene base en la nueva solicitud, que hará énfasis en el sentido de pertenencia de la Alasita de los paceños, por lo cual -y a través de la firma- se exhortará a la Unesco a que declare patrimonio de la humanidad a la Alasita.

Se habilitarán los libros en espacios culturales, plazas y en todos los accesos a la feria. A cambio, la Alcaldía paceña otorgará un pequeño certificado, a quienes apoyen a la campaña. Se recolectarán firmas hasta el 22 de febrero.

El expediente de la Alasita será concluido a fines de febrero y presentado en marzo. La decisión de la Unesco se conocerá en 2016.

Constructo social. De acuerdo con la coordinadora de la Unesco del Ministerio de Culturas, Carmen Beatriz Loza, "cada libro significa y demuestra que hay un consenso del paceño, que es el participante principal de la Alasita".

El nuevo enfoque tiene que ver con los aspectos sociales, de apropiación y como construcción social de patrimonio. La plataforma incluirá una página en Internet, que se conocerá mañana.

Loza adelantó que hasta marzo se desarrollarán varias actividades en torno a la postulación, como talleres con los artesanos,, y una construcción colectiva del expediente. "Tenemos que estar de acuerdo todos los actores sociales en qué es lo que se va a poner, cómo se va a definir a esta Alasita, qué gestos paceños hay que nos diferencian de otros. Todas esas especificidades". Finalmente, se presentará la carpeta a la población.

El secretario municipal de Culturas, Javier Escalier, apoyó la recolección de firmas, ya que se mostrará el consentimiento de la población. "Hay una parte en la postulación que pide que para nombrar a esta expresión cultural como patrimonio, la ciudadanía haga carne de este hecho. Por eso se está haciendo un sentido de pertenencia de la Alasita de los paceños".

El funcionario edil expresó que se busca que la Unesco entienda que no es un gremio o una institución la que solicita que se declare patrimonio, sino la ciudad misma. "Es por eso que se decidió retirar la postulación e incluir fotografías y estas firmas, que fortalecerán la solicitud y la Unesco va a notar que es la ciudadanía la que apoya la declaratoria".

Wednesday, January 28, 2015

Video Entramos a los socavones para conocer al Tío de la mina

Anastasia ofrece en su banco de Alasita yenes y reales diminutos

E l puesto de doña Anastasia Garay es un banco internacional en el que los billetes varían en tamaños, cortes y países de origen. Reales, yenes, yuanes, euros, libras y más están en oferta. "Vendo desde que tenía 10 años. Empecé como ambulante y no he parado”, dice Garay, decana de la feria de Alasita, de 70 años.

"Yo empecé cuando la feria era en San Pedro. Vendía billetitos en las calles hasta que se trasladó la feria a la avenida Montes y ya conseguí un puesto. De allí nos fuimos a la Tejada Sorzano. Después vinimos aquí, a la avenida del Ejército, luego a la Terminal; de ahí a la Tejada Sorzano otra vez y ahora estamos en este campo ferial. He pasado por muchas calles con esta feria”, cuenta Garay desde su puesto, lleno de periódicos y billetes.
Su madre la impulsó a iniciar su negocio hace 50 años y, cuando Anastasia se casó, su esposo fue su compañero de ventas. Actualmente, sus hijos y nietos le ayudan a dirigir su pequeño espacio en la feria de Alasita. La mujer de pelo cano y actitud atenta vuelve cada 24 de enero a su puesto.

El banco alasitero

La variedad de billetes que oferta el banco de Garay responde a la demanda de sus compradores. "Muchos viajan a China, entonces les ofrecemos yuanes. Este año he traído los reales porque mi hijo viajó a Brasil y me los ha conseguido. Igual una señora me ha regalado unas libras. La gente lleva estos billetitos para tener éxito en el país donde vayan. Además, el primer día de venta nosotros les hemos regalado cerveza a los que compraban más”, contó.
En sus años de experiencia en la feria de la miniatura, Anastasia vio como todo cambió con el paso de tiempo. La inclusión de nuevos amuletos, diferentes billetes y la forma de venta no transformaron, sin embargo, la costumbre ni la fe de los paceños. "Antes se vendían los billetes por fardos completos. Cada año van cambiando las cosas, poco a poco han ido mejorando las ofertas. Pese a todo, lo más importante del festejo no se ha perdido. La fe sigue vigente después de tanto tiempo”, explicó.
Coleccionista y amauta
Para Garay, los billetes han llegado a ser más que la forma en que se gana la vida. En su puesto expone también su colección de billetes nacionales que recolectó desde que era una niña. Según la vendedora, cada uno muestra un tiempo y un país diferente.
"En mi colección tengo billetes que ya no existen ni en el Banco Central de Bolivia. Incluso, un señor me ofreció 400 dólares por uno de mis billetes, pero no lo he vendido. Es de mi colección y no lo cambiaría así no más, cada uno tiene muchos recuerdos cargados”, afirmó doña Anastasia.
La comerciante tiene, además, un espacio para las bendiciones y sahumerios. Sus años como vendedora le ayudaron a aprender más sobre los rituales que deben seguir durante el festejo. "Yo hago los sahumerios sólo el 24. Ya aprendí los ritos y cómo se debe actuar. No es algo difícil, pero en otros días prefiero dejarlo a los amautas”, dijo con una sonrisa.

Monday, January 26, 2015

Billetitos y sapos, lo que más buscan los visitantes en Alasita

"Lo que más sale siempre son las cosas para atraer más plata. Siempre la economía y tener más dinerito es lo que les preocupa a los bolivianos. Los sapos y los billetitos son lo que nunca disminuye entre las ventas”, aseguró la vendedora Claudia Pinto. Como ella, muchos comerciantes aseguraron que lo que más buscan los compradores son los billetes de Alasita y las figuras de sapos.
La feria se inició este sábado con la presencia de autoridades del Estado. Desde el día de inauguración hasta ayer los compradores no han faltado en el Campo Ferial Bicentenario. "Hay buena venta hasta este momento. El primer día, por la ventaja que ha caído en sábado, muchas personas pudieron llegar al festejo y también pedirle sus deseos al Ekeko”, afirmó la vendedora de yesos, Victoria Salinas.
Los compradores continúan buscando los billetes y los sapos de la suerte para mejorar su economía. "Este es el primer año que vengo. Me comentaron que funciona bien comprar un sapito. Atrae el dinero al hogar y crea estabilidad económica, según me han dicho. Por eso hice bendecir los billetes y el sapo”, aseveró Carlos Bustamante, visitante que llegó a la feria desde Cochabamba.
Los costos varían según los tamaños. Los billetes tienen costos desde un boliviano hasta 10 dependiendo el tamaño, la complejidad en paquetes y el monto requerido. Las canastas con dinero, amuletos, comida y electrónicos permite a los compradores tener todo en uno. "En el primer día ya he agotado las canastas y paquetes conjuntos. Los de billetes y sapo se me acabaron hoy. Para esta semana vamos a tener aún más porque la gente todavía nos pide más”, explicó Rubén Yujra, vendedor de billetes y amuletos de la suerte.
En segundo lugar, los certificados y títulos son otro de los objetos preferidos de la población. Entre los documentos preferidos están los certificados de matrimonio y los de divorcio. "El año pasado ya noté que a la gente le gusta, por eso este año hemos conseguido más. Ha salido no más estos productos, no tanto como los billetes pero se vende bien”, afirmó María Chambi.

La feria de Alasita funcionará hasta Carnaval. Las vendedoras anunciaron rebajas desde esta semana La Illa no es tan común en la feria

La Illa del Ekeko no es tan comercializada en la Feria de la Alasita. Pese a los pedidos de la población, son contados los puestos que comercializan la figura del "Ekeko Tuno”, como le llaman los vendedores.
La vendedora de amuletos y billetes, Eugenia Ávila, es una de las pocas comerciantes que ya ofrecen las imágenes de la Illa en miniatura. "Desde el primer día ya teníamos preparado. Muchos han venido a buscar pero nos hemos retrasado y nos llegó en la tarde. Ahora vendo las Illas junto a la historia de sus viajes”, aseguró la vendedora.
Muchos comerciantes optan por este producto a pedido de la gente. "Desde la próxima semana tendremos las Illas a pedido de la población. Mucha gente nos ha pedido esta figura y ya la estamos elaborando”, aseguró la vendedora Estefanía Parra.en todos los productos.

“Ayni con el Ekeko”, devolución de favores

La costumbre de la Alasita no inicia el 24 al mediodía, sino a la media noche. Es por esta razón que un gran grupo de personas empieza la compra de billetitos y miniaturas al minuto de haber comenzado el 24 de enero. Muchos dicen que a esa hora se atrae más a la suerte, sin embargo, el principal propósito es “Aynirse con el Ekeko”, la devolución.

Iban a dar las 23.30 del 23 de enero, y como hace muchos años, la gente se reunió en la calle Simón Bolívar de la ciudad de La Paz. Unos compraron billetitos, otros casitas, canastitas de víveres, chuspitas con plata, autitos, terrenitos y demás miniaturas.

Una vez adquiridos los amuletos de la fortuna, los creyentes se trasladaron hacia la parte central del Campo Ferial del Bicentenario, con el propósito es alcanzar al Ekeko, una representación del Dios de la abundancia de 1.5m aproximadamente; pieza lítica esculpida por el artista Víctor Zapana Serna en 1977. La intención principal es devolverle los favores recibidos el año pasado.

“La creencia es: lo que usted compró el año pasado, los favores que recibió los tiene que devolver ahora; después de devolverlos usted ya viene a comprar los nuevos billetes o las nuevas bendiciones”, cuenta Esperanza, una de las personas seguidoras de esta tradición.

Ciudadanos de otros departamentos del país, también llegaron para rendir culto al Dios de la fortuna. Fernando Rocabado, un visitante pandino, dice tener mucha fe en la Alasita, aunque es la primera vez que viene.

“Mire yo recién primera vez que vengo, porque vengo desde Cobija y esta noche tenía que irme pero como esta larga la fila para comprar tendré que quedarme, compraré billetes y un auto, tengo mucha fe por eso llegué desde Pando”, refiere el pandino.

La creencia de la gente culmina cuando logra llegar y arrojar miles y miles de billetitos a la estatua del Dios Tunupa, tocarlo es misión imposible por la cantidad de cuerpos que se apretujan tratando de acercarse al lugar. Alrededor los infaltables Yatiris, Amawtas y Kallawayas.

“Lo que tiene que hacer es guardar la ch’alla (billetes de Alasita salpicados de alcohol, flores, mixtura, arroz, azúcar, pasado por el humo de un sahumerio) en un pañuelo bien amarradito en un sitio donde guarde su dinero para que no le falte y al año, si Dios y la Virgen lo permiten, estará contando esta plata de verdad”, explica Isidro Roque, maestro Yatiri.

Muchos lograron la anhelada cercanía con el Ekeko de piedra: verlo, tocarlo, mojarlo de alcohol o cerveza, devolverle los favores recibidos de su bonanza, el pasado año. Agradecerle por que en el hogar no faltó lo necesario.

Una oportunidad más para “Aynirse” durante otro año con el Dios de la fortuna, la abundancia y los deseos… “Ayni con el Ekeko”.